Placeholder image

Presión de tus llantas


La importancia de la presión correcta de las llantas

 

La presión correcta reduce el riesgo de perder el control del vehículo.También protege a las llantas de un desgaste prematuro y de daños irreversibles en la construcción interna. La presión de las llantas puede disminuir por pequeñas perforaciones, por el escape natural de aire por los componentes de la llanta o incluso por una bajada en la temperatura ambiente.

Revisa la presión de todas tus llantas cada mes, incluida la de refacción. Incluso si no ves ningún daño, las llantas pueden perder hasta 1 psi –libras por pulgada cuadrada– cada mes. Esto se puede acelerar por fugas de aire debido a perforaciones accidentales, fugas en la válvula o el tapón de la válvula, o bien por un mal funcionamiento de la rueda.

La presión baja puede provocar una reducción de 30% en la durabilidad de la llanta. Cuanto más baja la presión, mayor velocidad de desgaste y mayor sobrecarga de la banda de rodamiento con el suelo.

El rodamiento de una llanta con presión baja ocasiona una deformación exagerada y un calentamiento anormal. La consecuencia es la degradación irreversible de los elementos que constituyen la llanta, que pueden provocar desprendimientos internos y puede favorecer el riesgo de explosión de la llanta.

La presión alta ocasiona que el área de contacto con el suelo disminuye y reduce la adherencia de la llanta. Esto puede aumentar el riesgo de accidentes en casos de frenado de emergencia y ocasionar la pérdida de la trayectoria del vehículo en las curvas, en alta velocidad.

¿Dónde puedo encontrar la presión recomendada para mis llantas?

En el manual del propietario del vehículo. En la calcomanía que está en la puerta del conductor o en la tapa del tanque de combustible. No uses el número del costado de tu llanta, ya que éste no indica la presión que necesita tu llanta.

placeholder image
 

Nitrógeno:

El nitrógeno es sencillamente aire seco al que se le ha eliminado el oxígeno. El aire contiene alrededor de 79% de nitrógeno.

La mayoría de las llantas se llena con aire comprimido.

El nitrógeno y el aire comprimido se pueden mezclar.

La mayoría de las llantas se puede inflar con aire o nitrógeno, siempre y cuando se respeten las presiones que recomienda el fabricante del vehículo.

Los beneficios: Cuando se reemplaza el oxígeno por nitrógeno, se puede escapar menos aire de tus llantas, y tu presión de inflado permanece más alta durante más tiempo.

Por desgracia, existen otras posibles fuentes de fugas (interfaz llanta-rin, válvula, interfaz válvula-rin y la rueda), lo que significa que no existe ninguna garantía de que la presión se mantenga ya sea con aire o con nitrógeno. Aun así se debe revisar con frecuencia la presión y la condición de la llanta en general.


Placeholder image


Contacto


Mil Neumáticos de México SA de CV
Roble # 11, Fracc. Industrial Tabla Honda
Tlalnepantla, Edo. de México, 54126
Tel:(55) 5039-9090

Síguenos en: